CARACTERÍSTICAS DE LA PASTORAL JUVENIL

 

Descargar en formato Microsoft © Word

Se pueden distinguir varios órdenes:

 

1. Humanizante

2. Cristificante

3. Socializante

 

1. La Pastoral Juvenil es Humanizante cuando ayuda al joven en su equilibrio y madurez personal, lo hace cada vez más persona integrado en sí mismo consciente de sus límites y capacidades para proyectarse mejor. Enfatiza el valor de la persona y su dignidad

 

- Formadora de personas responsables: "Para que cada uno pueda cultivar con mayor cuidado el sentimiento de su responsabilidad, tanto respecto de sí mismo como de los varios grupos sociales de los que es miembro; hay que procurar con suma diligencia una más amplia cultura espiritual, valiéndose para ello de los extraordinarios medios de que el género humano dispone hoy día. Particularmente la educación de los jóvenes, sea el que sea el origen social y cultural de éstos, debe orientarse de tal modo, que forme hombres y mujeres que no sólo sean personas cultas, sino también de generoso corazón, de acuerdo con las exigencias perentorias de nuestra época".

 

- Humana y Pedagógica: "Hay que ayudar a los y las jóvenes, teniendo en cuenta el progreso de la sicología, de la pedagogía y de la didáctica, a desarrollar armónicamente sus condiciones físicas, morales e intelectuales, a fin de que adquieran gradualmente un sentido más perfecto de la responsabilidad en el recto y continuo desarrollo de la propia vida y en la consecución de la verdadera libertad, superando los obstáculos con grandeza y constancia de alma".

 

- Dialogal: "No se sientan los jóvenes, en el ejercicio de su apostolado, como separados y abandonados de los mayores. Procuren los adultos entablar diálogo amigable con los jóvenes, que permita a unos y a otros conocerse mutuamente y comunicarse entre sí lo bueno que cada uno tiene, no considerando la distancia de edad. Los adultos estimulen hacia el apostolado juvenil a los jóvenes, sobre todo con el ejemplo, y cuando haya oportunidad, con consejos prudentes y auxilios eficaces. Los jóvenes, por su parte, llénense de respeto y de confianza para con los adultos, y aunque naturalmente se sientan inclinados hacia las novedades, aprecien sin embargo, como es debido, las loables tradiciones".

 

- Alegre: "La pastoral juvenil será la pastoral de la alegría y de la esperanza, que transmite el mensaje gozoso de la salvación a un mundo muchas veces triste, oprimido y desesperado en busca de salvación".

La evangelización debe realizarse "no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o angustiados, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido primordialmente en sí mismos la alegría de Cristo".

 

2. La Pastoral Juvenil es Cristificante cuando pone en el centro a Cristo y ayuda al joven a que se encuentre con El, lo ame y lo siga, comprometiéndose con la misión de la iglesia. Enfatiza en el misterio de Cristo Salvador su exigencia como opción por El. Hacer ver a la Iglesia como continuadora de la misión de Cristo.

 

- Cristocéntrica: "La juventud camina, aún sin darse cuenta, al encuentro de un Mesías, Cristo, quien camina hacia los jóvenes. Sólo El hace verdaderamente libre al joven. Este es el Cristo que debe ser presentado a los jóvenes como liberador integral: quien por el espíritu de la bienaventuranzas ofrece a todo joven inserción en un proceso de conversión constante; comprende sus debilidades y le ofrece un encuentro muy personal con El y la Comunidad en los sacramentos de la reconciliación y de la Eucaristía. El joven debe experimentar a Cristo como amigo personal, que no falla nunca, camino de total realización. Así el joven se sentirá verdaderamente feliz".

 

- Eclesial: "Los jóvenes deben sentir que son Iglesia, experimentándola como lugar de participación y comunión. Por eso la Iglesia acepta sus críticas, porque se sabe limitada en sus miembros y los hace gradualmente responsables en su construcción y los envía como testigos y misioneros, especialmente de la gran masa juvenil. En ella los jóvenes se sienten pueblo nuevo, el de las bienaventuranzas, sin otra seguridad que Cristo; un pueblo con corazón pobre, contemplativo, en actitud de escuchar y discernir evangélicamente, en favor, sobre todo, de sus hermanos jóvenes. La Virgen, Madre bondadosa, educa al joven para ser Iglesia".

 

- Integrada a la Pastoral de Conjunto: Como acción de la Iglesia, debe tener en cuenta su íntima relación con los demás frentes de pastoral, considerando que los jóvenes no son únicamente sujetos de la Pastoral Juvenil, sino también de las demás áreas de Pastoral.

 

- Viva: Participa de la organicidad de la Iglesia; no es un ente aislado. En este sentido debe ser viva y comunicadora de vida. Por eso es Pastoral de "ser" no de "hacer" o "tener".

 

- Encarnada: Quiere esto decir que parte de las realidades juveniles; de sus valores y antivalores; tiene en cuenta la rebeldía de la juventud y busca orientarla.

 

- Misionera: Gracias a la dimensión misionera de la Pastoral Juvenil, el joven se siente parte de la gran familia de la Iglesia universal. Entonces se siente verdaderamente católico que quiere decir universal. Su sentido de pertenencia va más allá de la pequeña Iglesia en la que ejerce sus actividades y tiende sus lazos de amistad para abarcar a toda la Iglesia universal.

 

El documento de Puebla lanza un reto a la misión evangelizadora de la Iglesia en América Latina: "Finalmente, ha llegado para América Latina la hora de intensificar los servicios mutuos entre Iglesias particulares y de proyectarse más allá de sus propias fronteras, "ad gentes". Es verdad que nosotros necesitamos misioneros. Pero debemos dar desde nuestra pobreza".

3. La Pastoral Juvenil es Socializante cuando ayuda al joven en su inserción social donde pueda vivir sano y alegre en su relacionalidad, y testimoniar su adhesión a Cristo y a la Iglesia. Enfatiza la dimensión socializadora de la persona, su ser comunitario y hace ver hasta dónde se compromete testimonialmente como joven.

 

- Social: "El Concilio exhorta a los cristianos, ciudadanos de la ciudad temporal y de la ciudad eterna a cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiados por el espíritu evangélico. Se equivocan los cristianos que con el pretexto que no tenemos aquí ciudad permanente, pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuenta que la propia fe es un motivo que obliga al más perfecto cumplimiento de todas ellas según la vocación personal de cada uno...". "El cristiano que falta a sus deberes con el prójimo, falta sobre todo a sus obligaciones para con Dios y pone en peligro su salvación eterna".

 

- Cívica y Política: "Hay que prestar gran atención a la educación cívica y política, que hoy particularmente es necesaria para el pueblo, y sobre todo para la juventud, a fin de que todos los ciudadanos puedan cumplir su misión en la vida de la comunidad política.

 

AGENTES DE LA PASTORAL JUVENIL

 

1. EL ANIMADOR JUVENIL - Una de las formas más significativas del protagonismo juvenil consiste en la tarea de animar y coordinar.

 

La tarea del Animador Juvenil consiste en vitalizar y apoyar el crecimiento del grupo y de la comunidad juvenil.

 

Su misión se orienta por tanto a:

 

a) Coordinar.- Servicio que consiste en recibir, canalizar y favorecer los recursos y esfuerzos con el fin de llegar a obtener los objetivos propuestos.

 

b) Animar.- Tarea que tiende a crear un clima favorable al crecimiento personal de la fe y del servicio misionero de los miembros del grupo y comunidad juvenil.

Estas tareas específicas exigen del joven animador juvenil estas cualidades:

- Ser ejemplo de vida espiritual, en abnegación y sacrificio.

- Vivir en forma entusiasta y coherente su fe.

- Servir como uno entre iguales.

- Sensibilidad para percibir las necesidades, tendencias y preocupaciones del grupo o comunidad.

- Capacidad de interpretación, discernimiento y decisión.

- Promover la participación y corresponsabilidad, evitando generar dependencias.

- Capacidad para acompañar el proceso comunitario, con los elementos de pedagogía pastoral y metodología del crecimiento personal y grupal.

- Trabajar en equipo con el asesor y con otros animadores y dirigentes juveniles.

- Capacidad de previsión.

- Tener buenas relaciones familiares, sociales y eclesiales.

 

2. EL ASESOR -La Pastoral Juvenil necesita la presencia del asesor para que favorezca el crecimiento de la comunidad y el protagonismo juvenil, tanto en los grupos o comunidades juveniles como entre los animadores.

 

El asesor es un cristiano maduro en la fe: Obispo, Sacerdote, Diacono, Religioso o Religiosa, Seminarista, Padres de Familia y Jóvenes, que da testimonio de ella, comparte con los jóvenes su vivencia del Evangelio y su seguimiento de Jesús.

 

Así el asesor es, sobre todo, un servidor que favorece la iniciativa de los jóvenes, despierta su creatividad, orienta sus búsquedas y los acompaña a mirar su realidad y discernir en ella la presencia salvadora del Señor de la vida.

 

Se hace necesario diferenciar entre la asesoría del presbítero a la del religioso o laico. Un elemento vital en la asesoría es poder acompañar el camino de crecimiento en la fe desde una reflexión y vivencia sacramental de la propia vida.

 

El sacerdote asesor debe poder ayudar al joven desde el sacramento de la penitencia y la Eucaristía.

 

Un asesor no sacerdote no puede pretender llenar esta exigencia de una auténtica asesoría.

 

Sus tareas específicas, las que realiza siempre en equipo con los jóvenes, se orientan a:

 

a) Planificar la respuesta pastoral a los jóvenes en el nivel en que se ejerce su misión: parroquia o filial, vicaría o diócesis.

 

b) El asesor acompaña todo el trabajo pastoral aportando orientaciones, criterios y sugerencias prácticas, a fin de dar eficacia a las iniciativas que surgen de las acciones que se emprenden.

 

3. EL GRUPO Y LA COMUNIDAD JUVENIL - El grupo y la comunidad juvenil pueden ser considerados agentes de la Pastoral Juvenil en la medida que manifiesten las siguientes características evangelizadoras:

 

a) Acompañen a los jóvenes en su proceso de resolver los desafíos de su etapa de vida en una formación integral. Logrando una identidad positiva del Yo que les permita amar y trabajar libre, sana, creativa y alegremente, como vocación personal y social.

 

b) Acompañen a los jóvenes en el proceso de maduración de la fe, entendida como la opción radical por Jesucristo expresada en una identidad de Iglesia y una vivencia litúrgico-sacramental de oración y compromiso apostólico.

 

c) Acompañen en el proceso de maduración y proyección misionera, expresada en el testimonio personal de vida y su inserción en el proceso de construir la civilización del amor.

 

4. EL PARROCO Y EL VICARIO PARROQUIAL - El Párroco es el pastor de la comunidad cristiana ubicada dentro de un determinado territorio diocesano.

 

La Iglesia le pide que "atienda cuidadosamente a los adolescentes y jóvenes. El párroco procurará ser un auténtico servidor y amigo de los jóvenes.

 

Su preocupación por la Pastoral Juvenil deberá manifestarse especialmente en:

 

a) Integrarla dentro de la pastoral orgánica y en la tarea evangelizadora de toda comunidad.

 

b) Favorecer la realización de la opción preferencial de la Iglesia por los jóvenes dentro de la comunidad parroquial.

 

c) Preocuparse por el asesoramiento o delegar un vicario parroquial para la animación de los grupos y comunidades juveniles.

 

d) Facilitar los locales y recursos necesarios.

 

e) Acoger y apoyar las iniciativas de los jóvenes.

 

f) EL párroco debe preocuparse por estar en una permanente formación de la Pastoral Juvenil.

 

g) Propiciar una evangelización integral adecuada en contenidos y en métodos para los jóvenes.

 

h) Ofrecer campos específicos de trabajos a los jóvenes.

 

i) Proveer de recursos materiales y humanos a la Pastoral Juvenil.

 

j) Acompañar el proceso de los grupos o las comunidades juveniles, favoreciendo su crecimiento y madurez integral.

 

k) Acompañar a los jóvenes animadores, servidores o coordinadores preparando con ellos los encuentros comunitarios o grupales, preocupándose de su capacitación y de orientarlos en su trabajo, selección de materiales, métodos y técnicas.

 

l) Preocuparse por el seguimiento personal, que muchas veces los jóvenes necesitan y buscan; no se trata de imponer este seguimiento, sino más bien de mostrarse dispuesto a acoger a quien lo necesite.

 

La tarea de asesoría requiere de una formación permanente. Los asesores deben prepararse competentemente para cumplir su misión:

- Tener conocimiento práctico de la Pastoral Juvenil.

 

- Fortalecer su vida de fe y tener una formación teológico-pastoral adecuada.

 

- Poseer un conocimiento de la realidad juvenil y de sus desafíos.

 

- Aprovechar en su tarea educativa el aporte de las ciencias del hombre.

 

- Se procurará formar prioritariamente animadores juveniles calificados (sacerdotes, religiosos o laicos) que sean guías y amigos de la juventud, conservando su propia identidad y prestando ese servicio con madurez cristiana y humana.

 

DESTINATARIOS DE LA PASTORAL JUVENIL

 

"La Iglesia, sensible a su deber de predicar la salvación a todos, sabiendo que el mensaje evangélico no está reservado a un pequeño grupo de iniciados, de privilegiados y elegidos, sino que está destinado a todos, la Iglesia hace suya la angustia de Cristo ante las multitudes errantes y abandonadas como ovejas sin pastor, y repite con frecuencia su palabra: Tengo compasión de la muchedumbre... También es consciente de que, por medio de una eficaz predicación evangélica, debe dirigir su mensaje al corazón de las masas, a las comunidades de fieles, cuya acción puede y debe llegar a los demás".

 

1. TODOS LOS JOVENES - La Iglesia ha hecho una opción preferencial por todos los jóvenes en orden a su misión evangelizadora.

Ningún joven debería quedar por fuera de esta acción misionera. Esta es la razón por la cual la Pastoral Juvenil tiene como destinatario a todo el mundo juvenil.

 

2. EL JOVEN EN NIVEL PERSONAL - El desafió que los millones de jóvenes plantean a la Pastoral Juvenil y la respuesta a ellos encaminada, no disminuye el interés de la Iglesia por evangelizar la conciencia personal del joven.

La Pastoral Juvenil ha de evangelizar al joven para que así encuentre su identidad, inicie su proceso de maduración en la fe y descubriendo su vocación, opte libre y conscientemente por ella.

 

3. LOS JOVENES ORGANIZADOS - Una de las características sico-sociales de los jóvenes es su búsqueda y anhelo de solidaridad, comunidad, integración con los demás jóvenes y participación en la comunidad.

En Costa Rica existen muchos grupos y organizaciones juveniles inspirados o no en los valores del Evangelio. Estos constituyen una instancia privilegiada para la Pastoral Juvenil.

 

La Pastoral Juvenil debe promover la creación y animación de grupos, comunidades y movimientos, teniendo en cuenta la problemática y la situación de los sectores juveniles, que permitan el desarrollo integral del joven junto con la maduración de la fe en una opción vocacional y en el compromiso por la justicia y la paz.

 

Estos grupos deben tener como características fundamentales:

a) El conocimiento crítico de la realidad con criterio evangélicos, y según el método: ver-juzgar-actuar.

 

b) La toma de conciencia sobre el enfoque que de la realidad hacen los medios de comunicación social.

 

c) Que ayude a saber descubrir y asumir los valores cristianos personal y comunitariamente.

 

d) Que propicie la realización y el seguimiento de un proyecto de vida que unifique la persona y la ayude a descubrir su vocación en la Iglesia y en la sociedad en comunión con la parroquia.

 

e) Que haga efectiva la opción fundamental por los pobres como expresión de su compromiso apostólico.

 

La Pastoral Juvenil debe hacerse presente también en los grupos y organizaciones no directamente vinculados a la Iglesia, con el fin de apoyarlos en sus valores y en su justa lucha por un mundo mejor. A ellos también, en su momento oportuno, debe presentárseles el mensaje de cristo el mensaje de Cristo Liberador (como por ejemplo, jóvenes de la calle, grupos deportivos, etc.).

 

 

COMISIÓN ARQUIDIOCESANA DE PASTORAL JUVENIL

SAN JOSE, COSTA RICA.